domingo, 13 de enero de 2008

Confiar y esperar

Con solo estas dos palabras es como define Alejandro Dumas lo esencial de la sabiduría humana en su conocido clásico El Conde de Montecristo.
Estos días he terminado este libro extraordinario que tenía ganas de leer y que, como todos los libros inmortales, te cala hondo y te sirve para entender un poco más el mundo.
Para mí, que todas estas reflexiones me sirven de bálsamo para ayudarme a mantener el optimismo en estos tiempos de incertidumbre que estamos pasando, esta lectura me hace pensar que desde siempre la historia de la humanidad ha sido una historia de esfuerzo y superación.
El Conde de Montecristo, además de ser una historia de traición y venganza, es una historia de esperanza en un futuro mejor, que es con lo que yo me quedo y lo que filtro para unirlo con nuestra experiencia personal.
Salvando las distancias y sin querer compararnos con el desdichado protagonista de la novela, Edmundo Dantés, además de las dos palabras con las que se resume toda su experiencia, yo añadiría la palabra ACTUAR. Todos nosotros ya hemos actuado, ya hemos hecho todo lo que estaba en nuestras manos. Ahora solo nos queda CONFIAR Y ESPERAR.

Eso es lo que hacemos, querid@ peque, confiamos y te seguimos esperando.

4 comentarios:

Carlos y Cuca dijo...

hola pareja!!!

Cuanta razon teneis ,todo lo que estaba en nuestras manos ,ya esta hecho...ahora ya somos un dia ,de un mes ,de un año ...solo queda confiar y esperar!!!,que pase el tiempo,que no se apodere de nosotros el desespero ...tirar fuerte de ese hilo rojo..algo enredado... y ESPERAR a nuestro tesoro!!!,ya vereis el dia menos pensado ...la cosa mejorara "algo",y el gran dia llegara!!!

un fuerte abrazo
carlos y cuca

Rakel dijo...

Holaaaaa!!!Soy Rakel.Muchas gracias por dejarme un comentario en mi space.Me hace mucha ilusion leerlos y me alegra mucho que os gustara.Pasad cuando querais y escribeme todo cuanto quieras.
Besitos extremeños.
Rakel(de los nervios porke ya no keda nada para estar kon mi sobri Natalia)

ludy11 dijo...

Que bonitas palabras, esperar al hijo al que tanto anhelais y confiar en que su llegada sea lo antes posible.
Dios quiera que asi sea y la espera cada dia sea mas corta.

Mucho animo y un besazo desde Madrid de "unos desesperados" porque aun no tenemos ni la fecha aunque tanbien esperamos y confiamos que nuestro expediente por lo menso este en China.

Eva y Elías dijo...

Nos encanta esta reflexión. Un saludo desde Valencia, donde hay 2 más confiando y esperando.