viernes, 12 de diciembre de 2008

Hoy es noche de luna llena...

Según una antigua creencia china: “Si 100 familias piden el mismo deseo la noche de luna llena con una vela roja encendida, se concede el deseo”
Hoy es noche de luna llena. Otra noche mágica más que, con nuestra vela roja encendida y este precioso cuento, pedimos que haya un cambio y empiecen a aumentar las asignaciones.

BAJAR LA LUNA DEL CIELO
Jonathan Emmett & Vanessa Cabban.



-¡Caramba! -exclamó Topo una noche mientras salía de su madriguera-. ¿Qué es eso?
La luna estaba suspendida en el cielo, encima de él, como una brillante moneda de plata. Topo pensó que aquella era la cosa más bonita que jamás había visto.
-Sea lo que sea, quiero tenerlo -pensó Topo-. ¡Ya sé, ya sé! Saltaré hacia arriba y lo bajaré.
¡BOING! ¡BOING!









-¡Topo! -dijo Conejo-. ¿Qué zanahorias estás haciendo?
-Hola, Conejo -respondió Topo-. Estoy intentando bajar esa cosa brillante de allá arriba.
-¿Te refieres a la Luna? -preguntó Conejo.
-¡Ahora ya sé cómo se llama -contestó Topo.
-Nunca lo conseguirás -afirmó Conejo-. No está tan cerca como parece.
Pero Topo no estaba dispuesto a rendirse.
-Ya lo tengo -pensó-. Cogeré un palo y le daré golpecitos a la Luna hasta hacerla caer.
Encontró un palo largo e intentó alcanzar la Luna.
¡FIIUU! ¡FIIUU!







-¡Topo! -gruñó Erizo-. ¿Qué caracoles estás haciendo esta vez?
-¡Hola, Erizo! -saludó Topo-. Estoy intentando bajar la luna.
-Nunca lo conseguirás -afirmó Erizo-. No está tan cerca como parece.
Pero Topo no estaba dispuesto a rendirse.
-Ya lo tengo -pensó-. Le lanzaré algo y, con el golpe, la derribaré.
Encontró algunas bellotas y las tiró en dirección a la Luna.
¡ZAS! ¡ZAS! ¡ZAASS! ¡ZAASS!
-¡Ayy! -protestó Ardilla-. Topo ¿es que te has vuelto loco?
-Hol, Ardilla -saludó Topo-. Estoy intentando guardar la Luna de un bellotazo.
-Nunca lo conseguirás -afirmó Ardilla-. No está tan cerca como parece.





Topo nunca había trepado antes a un árbol. Fue un trabajo duro, sobre todo porque le daba miedo estar tan lejos del suelo. Pero siguió adelante hasta que vio que la Luna casi rozaba las hojas de la copa del árbol, encima de él.
Topo estiró sus brazos todo lo que pudo, pero justo cuando creyó que ya tenía la Luna… ¡Resbaló!
¡Oh! ¡Ayy! ¡Auu! ¡Ooh!
Topo fue cayendo a trompicones y aterrizó,¡CHOOFF!,en medio de un charco.
-¡Córcholis! ¡Qué mala suerte! -pensó Topo-. ¡Esta vez casi lo consigo!
Entonces se dio cuenta de que algo flotaba dentro del charco que tenía al lado. Estaba muy pálida y arrugada, pero incluso así, Topo la reconoció enseguida.



Topo se sentó dentro del charco y rompió a llorar.Conejo, Erizo y Ardilla se acercaron corriendo hasta él.
-¿Te encuentras bien, Topo? -preguntó Conejo.







-Oh, Topo -dijo Conejo-. no has podido bajar la Luna.
-Y no has podido romperla -afirmó Erizo.
-Y seguro que volverás a verla -añadió Ardilla-. ¡Mira allí arriba!
-¡Oh! -susurró Topo-. ¡Y está más bonita que nunca!
Topo, Conejo, Erizo y Ardilla se pusieron de pie y juntos miraron fijamente a la Luna.
-Es hermosa -dijo Conejo.
-Muy hermosa -afirmó Erizo.
-Realmente muy hermosa -añadió Ardilla.

5 comentarios:

Ana y Manuel dijo...

Nos ha encantado el cuento . Precioso. Saludiños .

Mary Carmen y Fernando dijo...

Ayyyy que bonito cuento!!!!!!
FELIZ NAVIDAD.

Rocío dijo...

Estoy de acuerdo con Ana y Manuel. Es precioso. Y como en el cuento aunque no podamos tener a nuestros peques siempre podemos tenerlos en nuestros pensamientos hasta que llegue el momento.Muchos Besos a los dos. Rocío

ludy11 dijo...

Que cuento tan bonito.

1 besito pareja

Carlos y Cuca dijo...

Hola familia!!!

Precioso!!!, Ana de verdad este blog será un regalo maravilloso para vuestra hija!!!

Esta lleno de sabiduría y maravillosas historias para ella!!

Nuestros tesoros llegarán y finalmente les podremos explicar, mientras estan en nuestros brazos, estas grandes historias

FELICES FIESTAS FAMILIA!!!

un fuerte abrazo desde Tarragona!!!

Carlos y Cuca